El poder de la tecnología

Detrás del llamativo escaparate se encuentra el alma y el corazón de A Todas Horas.

Se trata de un sencillo mecanismo, patentado por A Todas Horas, compuesto por módulos robotizados controlados por un ordenador que está conectado a un circuito electrónico encargado de accionar los compartimentos donde se encuentran los productos. Es decir, un almacén inteligente que permite disponer de una gran diversificación de productos, volumen de stock y la máxima optimización del local gracias al sistema modular que utiliza.